C/ Castelló, 117 oficina 532 - 28006 Madrid
+34 91 411 35 96

Arquitectura ecológica, ¿qué es y en qué se fundamenta?

Durante los últimos años, el cuidado del medio ambiente se ha convertido en un aspecto prioritario en la mayor parte de los ámbitos, y el inmobiliario no podía ser menos.

En este sentido, ha surgido una nueva tendencia que se conoce como arquitectura ecológica y que busca mejorar la eficiencia energética de los distintos tipos de edificaciones, pero siempre manteniendo elevados niveles de confort.

Pero, ¿en qué consiste realmente la arquitectura ecológica? Si quieres conocer los fundamentos de la misma y ver algunos ejemplos, te animamos a que continúes leyendo.

 

¿En qué consiste la arquitectura ecológica?

En primer lugar, es importante que hagamos alusión al concepto de arquitectura ecológica y entendamos a que se refiere el mismo porque, a día de hoy, es normal escuchar hablar de él incluso con distinta terminología: arquitectura sostenible, eco-arquitectura, etc.

Independientemente del término que utilicemos, todos ellos hacen referencia al tipo de diseño que busca minimizar el impacto medioambiental de las construcciones. De esta manera, lo que se trata de lograr es una mayor integración con el entorno y un uso más adecuado de los recursos materiales y naturales disponibles en el mismo.

Esto implica una vuelta atrás, hacia los modelos de arquitectura más tradicionales que aprovechaban las condiciones naturales de cada lugar para llevar a cabo los distintos tipos de construcciones.

 

Requisitos de una edificación ecológica

Para poder considerar que un edificio pertenece a la arquitectura ecológica, este debe cumplir una serie de requisitos que vamos a comentar a continuación.

 

Uso de materiales y recursos naturales

La arquitectura verde emplea todo tipo de recursos naturales, ecológicos y reciclables para generar el mínimo impacto medioambiental. De hecho, trata de utilizar materiales de la zona para así evitar tener que transportar los mismos y generar menos contaminación.

Por eso es común que, en este tipo de construcciones, se empleen recursos como la madera, la piedra natural, fibras vegetales, etc.

Además, a la hora de buscar sistemas que provean de energía a las viviendas, se opta por el uso de energías renovables como la fotovoltaica o la geotermia. Esto, además de mejorar la eficiencia energética de la construcción, genera un mayor ahorro económico para los habitantes de la misma.

 

Condiciones de salubridad y habitabilidad

Otra de las condiciones indispensables para englobar una vivienda dentro del término de arquitectura ecológica, es que cumplan con ciertas condiciones de salubridad y habitabilidad.

Algunas de las cuestiones que se relacionan con estos dos conceptos son la calidad del aire interior de la vivienda o la ventilación de la misma, teniendo que cubrir unas exigencias bastante elevadas.

Además, también es importante destacar que, los aparatos sanitarios que se instalen en este tipo de construcciones, deben tener un consumo de agua muy bajo o disponer de un sistema que les permita reutilizar el agua que proviene de la lluvia.

 

Aislamiento de la vivienda

El aislamiento de una construcción es clave para mejorar la eficiencia energética de la misma y por eso es uno de los requisitos indispensables en este tipo de construcción. Existen aislantes elaborados a base de madera, corcho, lana natural, fibra de coco, etc.

Estos nos ayudarán a mejorar el confort térmico de la vivienda para así reducir lo máximo posible el consumo de calefacción en invierno y de aire acondicionado en verano.

 

Tratamiento de los residuos

Finalmente, el último requisito del que vamos a hablar es aquel que se relaciona con el tratamiento de los residuos de la casa. Ni que decir tiene, que el reciclaje es clave dentro de la arquitectura sostenible.

En este sentido, se produce un tratamiento de todos los residuos de la vivienda, como pueden ser las aguas grises mediante filtros o la producción de compost a partir de la basura y los desechos orgánicos.

 

Ejemplos de arquitectura ecológica en construcciones

Como acabamos de ver, la arquitectura sostenible es una buena manera de proteger nuestro medio ambiente a la vez que aprovechamos los recursos naturales del mismo y algunos países ya se están haciendo eco de esta tendencia.

En México, por ejemplo, existe un hotel que fue fabricado con un tubo de hormigón reciclado y que cumple los estándares de este tipo de arquitectura. Se llama Tubo Hotel y se encuentra situado en Morelos (Sierra del Tepozteco).

Mientras que en Singapur podemos encontrar una biblioteca que también sigue estos parámetros de construcción. Se trata de la Biblioteca Comunitaria de Bishan, un edificio que saca gran provecho de la luz solar mediante el uso de tragaluces y vidrieras para así disminuir su consumo eléctrico.